Tú mismo eres un espejo

Tenemos que vernos como si fuéramos un espejo, porque tu mismo proyectas una imagen aunque no quieras hacerlo. Te explico: según como te aprecies a ti mismo los demás te verán de una manera u otra; por ejemplo si estas a gusto contigo mismo, las personas te verán feliz, con más seguridad en tus pasos mientras que si no te aceptas como eres proyectas la imagen de tristeza e inseguridad.

Somos como un espejo, cuando nos vemos en ellos vemos lo que hay en realidad pero a veces podemos ver lo que realmente deseamos, ahí estaríamos distorsionando la verdad. Si llegas al punto de no saber si es verdad lo que estas viendo, debes tomarte un tiempo y recapacitar porque tu mismo eres como eres, nadie puede decirte lo contrario ya que cada uno de nosotros somos distintos y valemos mucho por ser únicos.


Se que cuesta mirarse al espejo y aceptar lo que eres, pero te recomiendo que cuando te levantes mires al espejo y sonrías, haz morisquetas simplemente para que te rías y veas que un nuevo día empieza, que lo malo quedo atrás.



Por eso ríe como si fueras un niño otra vez, tienes toda una vida por delante y muchos días para mejorar, confía en quién eres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario