Limitaciones

A medida que creces, tus limitaciones van cambiando, es decir, van evolucionando con la persona puesto que son inseparables.

De pequeños, nuestra mayor limitación se reducía a tres simples palabras: no hagas eso. Si, esa frase, que nos prohibió hacer tantas cosas y, la mayoría de ellas locuras; pero gracias a ese limite, podría decirse que estamos vivos. Porque lo poco que recuerdes de aquellos años, es que querías hacer de todo a pesar de tu edad, ya que no te importaba nada, eras feliz con cualquier cosa.

Y ahora que eres grande, aquellas aventuras que querías hacer realidad, se reducen a bonitas añadidura. A medida que maduras otras personas te comienzan a poner limites y te das cuenta de tu vida esta siempre limitada.

Que si en el colegio te dicen que no eres capaz de algo o que necesitas esforzaste más, luego en la universidad que tu trabajo no cumple las expectativas requeridas y, por supuesto, el lugar donde mas limitaciones te podrán poner es en el trabajo, que si tu jefe no quiere escuchar tus opiniones o que te tienes que dedicar a lo tuyo y no entrometerte en lo de los demás...

La cruda verdad es que nos ponen tantas limitaciones que en un momento nos pueden hacer sentir menos valiosos o hasta tristes. Pero, yo creo que es bueno que nos lo hagan porque gracias a ello mejoramos como personas y damos lo mejor de nosotros mismos para poder demostrarle a aquellas personas que valemos mucho mas de lo que piensan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario